Elige un relato al azar

Ver una entrada al azar

sábado, 2 de septiembre de 2017

LA FUERZA DEL DESTINO (Saiz de Marco)


A un niño se le cae el helado de chocolate. Sobre la acera queda una mancha marrón.

Poco después cruzas tú. No reparas en la mancha y la pisas. El helado está aún líquido. Te resbalas. Caída aparatosa, posible fractura. Te llevan a un hospital. Allí te encuentras con Ana, la amiga de tu infancia. Ahora es traumatóloga. ¡Qué casualidad, después de tanto tiempo sin verla! Os pasáis los teléfonos y, tras tu curación, la llamas y quedáis para cenar. Después más llamadas y citas. Un año más tarde te casas con ella. Tenéis tres hijos y envejecéis juntos.

O bien:

Al niño no se le cae el helado. Cruzas tranquilamente la calle. Llegas a la oficina (porque ibas a la oficina). Trabajas como cualquier día. Nunca sabes que Ana (aquella olvidada amiga de tu niñez) es traumatóloga, nunca vuelves a verla. Obviamente no convives con ella. Tampoco te casas ni tienes hijos.

Por lo que

tu futuro (y el de Ana, y el de tus hijos) depende de un niño anónimo y de su helado de chocolate. También puede escribirse con mayúscula y llamarlo Destino.


(Confidencia: En la versión inicial el Destino no tenía forma de helado, sino de excremento perruno. Se ha cambiado para evitar el chiste fácil: que el Destino es... eso.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario